domingo, 30 de septiembre de 2007

Desde adentro...


Desde adentro...

Lava en erupción que eclosiona miedos y fantasmas. La vanidad se destila desde cimientes arcaicos. Ahí donde habita el olvido dejo mis guantes, esparzo mis olores y respiro. Afloran las semillas de espacios escondidos –descubro que hay luz-, aún es posible navegar entre sirenas y barcos naufragados.
Me hundo en viejas arenas pero resurjo perenne y no soy desierto.
Recojo mis miserias y me embriago en realidades posibles.
¿El mar es mar? ¿La brisa es viento? ¿Por qué huelo a azahares?
Despiertan mis osadías infantiles, vuelvo a creer en cenicientas y gatos con botas. Está aquí la gloria que ansío, solo hay que correr los telones, airear incertidumbres y volver a mirar desde las certezas.
No me juzgo, me doy aliento. Como un viejo actor me corro de la escena si me hiere.
La sangre es sangre pero corre más fuerte si despierto.
Hoy abro mis ventanas, dejo florecer tantas enredaderas que ya no enredan y desde adentro resuenan campanas anunciando el alba.
Mi niño aún espera, sé que hay otras vidas, otros cielos.
Vivo ahora, brindo por ello entre destinos y mi propio espíritu.


Gustavo Tisocco
Del libro "Entre soles y sombras"
Foto: En Calafate -Glaciar Perito Moreno- Argentina



viernes, 28 de septiembre de 2007

Soy un reptil...


Soy un reptil áspero y seco
descascarado
gris
triste
rastrero
tenue
descreído
inoportuno
imperceptible.

Tengo flagelos que me cubren
olvidos
metáforas
sed
hambre
desierto
arena roja
risa de caracol
dolor
amnesia
quebranto.

Muero con el día
fantasmas
escombros
acertijos
destierros
desvelo
disfraces
exilios.

Soy un reptil
igual quiero tus pétalos.


Gustavo Tisocco
De "Entre soles y sombras"
Del Cd "Intersecciones"

jueves, 27 de septiembre de 2007

Despierto...


Despierto, enmarañan tus imágenes mis sueños.
Transpiro, sudo el néctar que eyaculo si pienso en ti.
No son mis manos estas que hoy traspasan mi umbral, son las tuyas, que aunque lejos se apoderan de las mías,
me acarician, me doblegan, y me transforman en vástago de las intemperies.
No hay lenguas suficientes. Desde la integridad de las pasiones desfallezco, tengo sed.
Desde el suelo voy despacio, en el ascenso impetuoso de tu sexo pleno.
Me nutro de él. La saciedad -solo por un rato-. Como una montaña rusa, mis gemidos.
Impertinente me acerco a tus abismos,
me desplomo en la jungla de morbosos anhelos.
Tu soberanía corrompe mis ceñidos espacios.
Jugoso tu beso me inunda y bañado en tus rocíos florezco. Soy enredadera.
Pregono tu ausencia con mis manos –que hoy son tuyas-.
Insensato hurgo en mí, añorándote.


Gustavo Tisocco
De “Entre soles y sombras”

miércoles, 26 de septiembre de 2007

Mi utopía...


Mi utopía es navegar por esos valles donde habitan las nostalgias, romper el lienzo gris, que desde su fondo, corrompe a mi arco iris, despertar en el vuelo rasante de intrépidos jilgueros que se duermen en mi piel.
Desnudar los miedos, las amnesias, lo fatal y renacer efebo, redimido.
Comer todos los frutos, hasta lo que por mundano espanta, disfrazarme de poesías en la inmunidad de mis letras.
Esconderme, descubrirme y volver a los olvidos que invento.
Esculpir con mis dedos y con mi boca todos los cuerpos que me cautivan, ser el mago o pitonisa que eclosiona en mis zarpazos.

Mi utopía es por simple coincidencia seducir la luna y embriagarla con mi alcohol, es hospedar entre mis palmas las cosquillas del Olimpo, ser óleo donde esparzo las cenizas, vendaval con el que huyo.
Desde mis misticismos, aprender del silencio, llenarme de él, recorrer mis abismos y pernoctar en mi indecencia
y al gemir con mis fantasmas descubrir que soy humano.
En el diluvio ser la escarcha,
en cada arribo presumir que no hay ausencias ni cautelas, desde mi sereno oriente, ser veleta de mi tiempo y crecer.

Mis utopías tienen luz, las adversidades no importan...



Gustavo Tisocco
De "Entre soles y sombras"
Pintura: "Nostalgia" Manuel Civano

martes, 25 de septiembre de 2007

Llegas a mi costa...


Llegas a mi costa desamparada.

Tu oleaje firme me estremece.

Un cielo naranja e inhóspito
y la muerte que acecha.

Espuma burbujeante es tu sendero
y un sonido tenue
es la brisa en mi rostro.

Llegas a mi costa
........... te estaba esperando.


Gustavo Tisocco
De “Entre soles y sombras”
Del Cd “Huellas”
Pintura: Mirna Celis

domingo, 23 de septiembre de 2007

Volver...


Volver del barro y
la asfixia,
del incienso, ser garúa,
magnolia certera,
destino audaz.

Volver de los cántaros,
del precipicio sin abismo,
de nefastas guerras del polen,
hechizo cruel.

Volver de todos los regresos,
de los niños viejos,
tragedia elocuente,
y de la bruma.

Volver de vos,
eclipsar los ojos,
ser abedul,
hiena maltrecha.

Volver y ser espacio
donde la partida escapa,
volver a ser un leño
entre olvidadas cenizas.

Volver sin retorno,
sin colectivos ni guirnaldas,
volver de abajo,
de cielo, de escombro.

Volver hecho espuma,
paisaje, barco de papel
eterna tristeza,
tango mortal.

Volver y ser respiro,
agua y arena.


Gustavo Tisocco
De "Entre soles y sombras"


Tornar...

Tornar del fang i
l’asfíxia,
de l’encens, ser plogim,
magnòlia certera,
destí audaç.

Tornar dels cànters,
del precipici sense abisme,
de nefastes guerres del pòl•len,
encanteri cruel.

Tornar de tots els retorns,
dels infants vells,
tragèdia eloquent,
i de la broma.

Tornar de tu,
eclipsar els ulls,
ser bedoll,
hiena malmesa.

Tornar i ser espai
on la partida escapa,

tornar a ser un lleny
enmig de cendres oblidades.

Tornar sense retorn,
sense col•lectius ni garlandes,
tornar d’avall,
de cel, d’enruna.

Tornar fet espuma,
paisatge, vaixell de paper
eterna tristesa,
tango mortal.

Tornar i ser respir,
aigua i arena.



Traducción al catalán: Pere Bessó ¡¡¡¡Gracias!!!!




viernes, 21 de septiembre de 2007

Los fantasmas...


La casa permanece en la aldea.
Su blanco se cubrió de grises atemporales.
Sobre la maleza se vislumbran aún rastros de fuego.

Tras los cristales quedan encerradas eternas nostalgias.
¿Te acuerdas hermano de la siesta entre murales
y rostros observándonos?
Los mártires siguen desplazándose
por alfombras persas y velas consumidas.

Me contaron que en las madrugadas
la blanca Ana nos busca entre sábanas y éxtasis,
que es lamento ahora lo que fue entonces gemido.
Si te acercas a los muros percibirás todavía
antiguas risas, música de piano y vino derramado.

Si hay viento, el sillón del jardín aún se zarandea.
El mismo cielo, inmutable, alumbra con aquella luna.
Entre escaleras y portones nuestros secretos persisten.
Podríamos treparnos hoy al álamo que una vez enterramos.

Desprevenidos nos atrapó la tormenta,
tú perdiste el paraíso, yo quede solo, igual que un búho.

La casa sigue ahí,
los fantasmas somos nosotros.


Gustavo Tisocco
De "Entre soles y sombras"


Els fantasmes

La casa resta al vilatge.
El seu blanc es cobrí de grisos atemporals.
Damunt de la malesa encara s’albiren traces de foc.

Darrere dels cristalls queden tancades eternes nostàlgies.
Te’n recordes, germà, de la sesta entre murals
i rostres guiatant-nos?
Els màrtirs segueixen desplaçant-se
per catifes persanes i espelmes consumides.

Em contaren que en les matinades
la blanca Anna ens busca entre llençols i èxtasi,
que és lament ara el que llavors fou gemec.
Si t’acostes als murs percebràs encara
antics riures, música de piano i vi en esbarjo.

Si hi ha vent, la cadira de braços del jardí se sacsa encara.
El mateix cel, immutable, enllumena amb aquella lluna.
Entre escales i portons els nostres secrets persisteixen.
Podríem enfilar-nos hui a l’àlber que una vegada ensebolírem.

Desprevinguts ens atrapà l’oratge,
perderes el paradís, jo em quedí a soles, com un mussol.

La casa segueix ací,
els fantasmes som nosaltres.



Traducción: Pere Bessó




jueves, 20 de septiembre de 2007

A veces...


A veces la jaula más cruel
tiene nuestros ojos,
murmura nuestras palabras
y cabalga en nuestros pies.


Gustavo Tisocco
De "Entre soles y sombras"


De vegades la gàbia més cruel
els nostres ulls,
mormola les nostres paraules
i cavalca als nostres peus.


Traducción: Pere Bessó




miércoles, 19 de septiembre de 2007

La bronca...


La bronca vaga por las calles,
inquieta paredes y templos,
impregna las plazas, los horóscopos,
asiste a todos los funerales,
masculla entre bombos y violines.

La bronca brota de los hijos,
está en los ojos del que espera,
abarrota asilos de ancianos que mueren,
increpa cárceles, zoológicos y exilios,
visita enfermos, villas miserias y andenes de tren.

La bronca se trepa por las cutículas,
invade el ayer, el hoy,
efímera busca la codicia, la soberbia,
despierta entre mercados y álamos mutilados,
está entre libros, en los zapatos y en la lluvia.

La bronca permanece allí,
se acumula,
pronto será revolución.

Gustavo Tisocco
De “Entre soles y sombras”

martes, 18 de septiembre de 2007

Tener de ti...


Tener de ti
naufragios sin marineros,
un sin barco de olas,
brisas de nubes.

Desperdiciar las piedras
que lapidan nuestros nombres,
arrojar al vacío
el primer olvido, la última culpa.

Arrancar nuestros brazos
y en crucifixión desplegar heridas.

Tener de ti la caricia ausente
del que muere solo.

De abatidas aves
ser oración de nidos,
intentar ser de las mañanas
espectador incrédulo.

Que nos duelan todos los vértices
sin dejar de ofrecernos precipicios.

Tener de ti
desamparada sombra
y morir verano.

Gustavo Tisocco
De “Paisaje de adentro”
Pintura: "Navegaciones" de Mirna celis


Tindre de tu...

Tindre de tu
naufragis sense nautes,
un sense vaixell d'ones,
brises de núvols.

Malbaratar les pedres
que lapiden els nostres noms,
gitar al buit
el primer oblit, l'última culpa.

Arrancar els nostres braços
i en crucifixió desplegar ferides.

Tindre de tu la carícia absent
de qui mor a soles.

D'aus abatudes
ser pregària de nius,
intentar ser dels matins
espectador incrédul.

Que ens dolguen tots els vértexs
sense deixar d'oferir-nos precipicis.

Tindre de tu
desemparada ombra

i morir estiu.


Gustavo Tisocco
Traducido al catalán por Pere Bessó


domingo, 16 de septiembre de 2007

Caen las hojas...


Caen las hojas en las veredas,
por elevar vuelo se escapan de sus gajos.
Las ramas inquietas perciben el adiós.

El otoño se vistió de borceguíes y un manchado traje verde,
calzó sus lentes oscuros, tomó el fusil
y arrasó cipreses, ombúes y fresnos.

Aúllan por la acera las tristes ninfas
diezmadas en color amarillo,
resquebrajados suplicios
emergen mientras sucumben.

Ahora es invierno en las calles.
Un viento frío supervisa los bares, las iglesias, las plazas,
no sea que aparezcan nuevos brotes.

Desaparecieron las hojas,
nunca más primaveras ni risas juveniles,
solo flores de plástico en el jarrón del lujoso escritorio.


Gustavo Tisocco
De “Entre soles y sombra”

viernes, 14 de septiembre de 2007

Silencio de sol



Porque me duelen sombras
acudí a tiempos de luz.

Descubrí olvidados mares.
Supe de mendigos y agonizantes ángeles.
Incorporé mis huesos,
sentí vacío y sed.

Busqué nidos antiguos
y encontré el asfalto.
Sucumbí entre tangos y faroles
pero me embriagó el alcohol
y perdí la música.

Escalé puentes y laberintos,
atrapé ratas encarceladas
devolviéndoles la libertad.
Intenté ser astronauta
pero el firmamento aturde.

Aún me duelen sombras
y este silencio de sol.


Gustavo Tisocco
De “Entre soles y sombras”

El héroe de los felices-tristes


No tenía más que la común sonrisa
del alegre. Dientes como perlas.
Deambulaba por mañanas – brillo,
tardes-prado, subía barriletes.
Caminaba acá, allá,
quedaba inerte y era gentío.
Tenía en la cara tatuadas alegrías,
ojos de simio, panza de bufón,
mercader de prostituído gozo.

Su vida-máscara descubrió relámpagos
y fue su mirada lluvia.

Hoy es el héroe
de los felices-tristes.


Gustavo Tisocco
De “Paisaje de adentro”

jueves, 13 de septiembre de 2007

Voy a dormir...


Voy a dormir, ven, tómame entre tus brazos.
Dame la tibieza necesaria para este largo viaje, acurrúcame entre tus sueños, tengo miedo...
¡No me dejes, no te dejo!
Perdona mis desidias, nuestras rabias compartidas, mis desconsiderados silencios, los escrúpulos. No dejes que te embargue la bronca, no reproches nada, no preguntes, sé el dúctil hechicero de toda mi biografía –no estés triste-, yo te amo tanto...
¿Sabes que soy el sucesor de un otoño largo y cobarde? No me quedan hojas, todas se disipan en este suelo hecatómbico.
No están los hijos que juntos añoramos, pero están sus nombres en las fantasías compartidas, ellos nos miran desde algún precipicio...
Cúbreme con tu austera valentía. Dibuja música sobre mi aura que despliega hoy solo melancolías.
¿Tendré el universo entre mis huesos?, ¿serán mías las mañanas, con sus noches, sus rincones de luz?
¡Quizás sea yo el mar que a tristes marineros acune con mis olas tendidas!
Todos los perfumes impregnarán tu recuerdo, será simple esencia mi frágil semblante que hoy florece hacia tu aliento y no habrá nostalgias, pues desde tu diedro, me perpetúo, tengo alas...
Deja que repose mi cabeza sobre tus latidos. Dame tu caricia precisa y estricta, mitiga mis temores y en tu modestia déjame descansar.
No es llanto esto que te baña: son diademas que dejo para que alumbres tus metas, son escarcha del frío tiempo lluvioso que ya pasó, son mis besos que te besan desde tantos desamparos.
Voy a dormir, tómame fuerte con tus manos, para que cuando camine hacia las sombras sienta que es eternidad lo que abruma y no simple olvido.
Voy a dormir, abrázame en silencio...



Gustavo Tisocco
De "Entre soles y sombras"
Pintura "La creación" MIRNA CELIS
http://ar.geocities.com/mirnacelis_naif/menu


miércoles, 12 de septiembre de 2007

Quietud


Quietud.

Equiparo las miradas.

Inerte aroma.

Palidez.

La mortaja destiñe mi rostro.


Gustavo Tisocco
De “Paisaje de adentro”


QUIETUD

Quietud.

Equipare les mirades.

Inert aroma.

Pallidesa.

La mortalla destiny el meu rostre.

Tradución Pere Bessó




Soy...


Soy nido de gorrión,
antigua melodía,
proeza, miserias, planeta.

Soy jinete, huracán,
barco desbastado,
luz de tugurio.

Soy emblema, soy cobra,
cenicero sediento,
nefasta distancia,
violín vibrante,
indio inhóspito.

Soy pez de pocas aguas,
legendario goce,
olvidado perfume,
ermitaño triste,
rapsodia en un mes
tragedia que hiere.

Soy también ser humano,
pero lo disimulo.

Gustavo Tisocco
De “Entre soles y sombras”

martes, 11 de septiembre de 2007

¿Dónde está el Mesias?




Los cristales se diseminan en la piel que explota.
Sangro, me anemizo en esta osadía de creer en los destellos.
Me nutren las expectativas de un mañana,
pero muero hoy, en este día, sin discípulos.

Masacres, guerras, atentados corren por mis retinas incrédulas.
¿Dónde está el Mesías o es simple adminículo de lujosas iglesias?
¿Sirve de algo tanto rito pagano o sería el pan lo que daría la paz que tantos ansían?

Soy yo el penitente,
soy de las mentiras el verdugo,
¿quién es el tribunal?

Hipocresías nacen de infames oradores.
Pero el mundo se desarma y se aniquila
bajo la cruel sinfonía de villanos que ríen.

Toda una élite de bolsillos llenos, de estómagos rebosantes,
de los que miran a otro lado.
Muertos desparramados en los patios, en las veredas, sin utopías.
Y tus manos que no esperan...
Y los sueños ¿dónde han ido?


Gustavo Tisocco
De "Entre soles y sombras"

Hermano


Hermano,
la casa sigue buscando rincones de luz.
Maltrechos tejados rasgan el velo lunar
de lejanas añoranzas.
Si vuelves, búscame en la hamaca del patio
donde quedaron ilesas antiguas inocencias.

Hermano,
el camino sigue difícil y empinado.
Las viejas carretas circulan con los abatidos obreros.
En el cielo hay barriletes
con recuerdos legendarios.
Si vuelves, te espero en esta hamaca donde quedan aún
nuestras risas inconclusas.

Hermano, si vuelves torturado y perdedor
estaré en el portón aguardando los pasos.
Si es que no puedes retornar,
si tus sueños aniquilaron,
si desapareciste tras un manto de ironías,
seguiré esperándote en la vieja hamaca
donde no existen los olvidos.


Gustavo Tisocco
De "Entre soles y sombras"
Del Cd "Huellas"


Irmão,
a casa continua buscando recantos de luz.
Desfeitos telhados rompem o véu do luar
de distantes lembranças.
Se regressas, busca-me na cadeira de balanço do pátio
onde permanecem ilesas antigas inocências.

Irmão,
o caminho continua árduo e elevado.
As velhas carroças circulam com os sofridos operários.
No céu existem barriletes
com lembranças legendárias.
Se regressas, te espero na cadeira de balanço onde ainda restam
nossos risos interrompidos.

Irmão, se regressas torturado e derrotado
estarei no portão aguardando os passos.
Se não podes regressar,
se teus sonhos arruinaram,
se desapareceste detrás de um manto de ironias,
seguirei esperando-te na velha cadeira de balanço
onde não existem os olvidos.


Traducción al portugués: Antonio Miranda


Brother,
the house is still seeking enlightened corners.
Battered tile roofs tear
the moon´s distant longing veil.
If you return, search for me in the patio hammock
where old innocence was left unharmed.

Brother,
the way follows difficult and lofty.
The old carts go along carrying downcast workers.
In the sky there are small kites
with legendary memories.
If you return, I´ll be waiting for you in this hammock
where our laughter is left still unfinished.

Brother, if you return tortured and a loser
I´ll be in the inner door waiting for the steps.
If you cannot return,
if your dreams become annihilated,
if you disappeared after a mantle of ironies,
I´ll still be waiting for you in the old hammock
where forgetfulness does not exist.

From the book “Between Suns and Shadows”

© AUTHOR: Gustavo Tisocco
© TRANSLATOR: Marián Muiños

Debajo de tu nombre



Debajo de tu nombre

..........A Alejandra Pizarnik


Perdida en un cajón
tu muñeca espera.

Por salvarte
te fugaste de la isla,
ya no formarás fila para morir.

¿Agitarás pañuelos en la noche?
¿Tendrás después de todo
perfume de pájaro acariciado?

La melancolía se ríe del tiempo.

Hoy te leo con mis ojos
que no son míos,
hoy te escucho con la voz
de tu memoria/noche.

Un grito de lobo también te espera.

¡Ay Alejandra
si vieras que solos están ahora
el muelle gris y las casas rojas!
Las viejas canciones miedosas del alba
aún tienen miedo.

Necesito, poeta creadora de silencios,
tu presencia para mi sed
y no embriagarme de ausencia.

Necesito Alejandra
tu último viento,
para llorar debajo de tu nombre.

* Varios versos fueron tomados de poemas de Alejandra Pizarnik.



Gustavo Tisocco
De "Entre soles y sombras"
Del Cd "Intersecciones"


DAVALL DEL TEU NOM

.............A Alejandra Pizarnik

Perduda en un calaix
la teua nina espera.

Per salvar-te
fugires de l’illa,
ja no faràs cua per a morir.

Agitaràs mocadors a la nit?
Tindràs si més no
perfum d’ocell acaronat?

La melangia es riu del temps.

Hui et llig amb els meus ulls
que no són meus,
hui t’escolte amb la veu
de la teua memòria/nit.

Un crit de llop també t’espera.

Ai Alejandra
si veieres que a soles es troben ara
el moll gris i les cases roges!
Les velles cançons porugues de l’alba
encara tenen por.

Necessite, poeta creadora de silencis,
la teua presència per a la meua set
i no embriagar-me d’absència.

Necessite Alejandra
el teu darrer vent,
per a plorar davall del teu nom.

Traducción de Pere Bessó

domingo, 9 de septiembre de 2007

La niña de piedra...



La niña de piedra tiene mirada de lluvia
y aunque ya no hay eneros
presiente mañanas.

Ríe, con ese absurdo dolor
quebrantando tiempos.

Ella es de hombres oscuros
la tibia presa, la grata compañía,
el elixir añejo.

Sus ojos
..... diluvios
en su piel verano.

Gustavo Tisocco
De “Paisaje de adentro”


Lujuria


Lujuria

Gimiendo perduran
......las manchas de este amor prohibido.

Me embriaga el vino seminal de tu estirpe.

Adicto, impulsivamente transpiro/exploto.

No hay fronteras
solo tu cuerpo dentro mío
.......................... saciándome...


Gustavo Tisocco
De “Entre soles y sombras”
Pintura: Embriaguez del horizonte (Mónica Palla/Daniel Marino)

http://anonimo-pm.blogspot.com/

viernes, 7 de septiembre de 2007

Esqueleto inerte


Es parte del entierro
estos brazos que por colgar pesan tanto,
esta voz que quedó muda
entre exilio y sin-razón,
estos zapatos que visten abismos.

Es parte del entierro
el lento dolor de la daga,
la sed en labios secos,
la hoguera que siempre espera.

Es parte del entierro
estas ganas de ser pájaro,
esqueleto inerte.


Gustavo Tisocco
De "Paisaje de adentro"


La mujer del presidente


La mujer del presidente hoy hará una donación:
se quitara su zorro y entre adoquines lo dejará marchar.

La mujer del embajador hoy hará un acto de caridad:
se despojará de sus diamantes para que vayan de nuevo al carbón.

La mujer del obispo hoy hará una promesa:
se quitará las enaguas de seda para despedir el pecado.

La mujer del soberano hará de cuenta que existe la fe:
se despojará de su zapato de cristal para hundirse en el barro.


La mujer del barrio humilde creerá que existe Dios,
se vestirá de piel, brillarán estrellas en sus manos,
transpirará su sensualidad marchita
y será cuento de hadas solo por hoy.


Gustavo Tisocco
De "Entre soles y sombras"
Poema que integra la antología "Mujer, soledad y violencia" Editada en Cali, Colombia.



jueves, 6 de septiembre de 2007

El amor


El amor
se mete
en los huesos.

Moldea,
da forma
a la gloria.

Desde
el cráneo
al astrágalo.

Firme
ennoblecedor
viril.

Efusivo
angelical
pacificador.

Pobre de mí:
soy
invertebrado.


Gustavo Tisocco
De "Entre soles y sombras"
Del CD "Intersecciones"

Tristeza sado-maso


El azote fue certero, no hubo codicias en el trámite.
Cuero, cadena y esa extraña profecía de servir.
Vicioso disfruto sin meditar sino me asusto.
Incorrecto tú, me amas desde el hábito de las deidades.
Gentil ofrezco mi sudorosa estirpe, lastima tu epílogo.

Debemos, desde mi sumisión, conseguir ambos la soberanía.
Escapar de las miserias, de nuestras iras.
Arrogantes y esbeltos resurgir la caricia tierna.
Glorificar este amor, ser genuinos
y salvar nuestras almas, que piden perdón.


Gustavo Tisocco
De "Entre soles y sombras"

miércoles, 5 de septiembre de 2007

Telaraña


La casa no deja retomar el viaje.

Ramas de nostalgia desgarran
estos brazos de ausencia.

En las paredes humedad de lágrimas
desatan recuerdos.
Entre puertas y ventanas,
los que ya no están,
susurran melodías en mi noche.

Sé de calles donde florecen cielos,
de abrazos mutilados sin mi cuerpo flaco,
de un perro guardián
que pernocta el desaliento.
Sé que hay fronteras después de mí,
otros licores, otras redes.

Pero la casa es una telaraña melancólica y audaz,
un cúmulo de cenizas,
llave que encarcela.


Gustavo Tisocco
De “Paisaje de adentro”
Foto: Patricio Coullery (Mi casa en Mocoretá)