miércoles, 6 de febrero de 2008

Hombre de suburbio...


Hombre de suburbio simple
te grito esta sentencia
de harapo y licor.

Tengo una nada tan llena de nada
que inerte este corazón
simplemente late/explota.

Deja que en mi rebaño
se acurruque el lobo.

Dame tu veneno.

Gustavo Tisocco
De “Paisaje de adentro”

13 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Gustavo:
¿Qué puedo decirte que ya no te haya dicho, respecto a tu poesía y a tu persona?
Me emocionó mucho este poema y esas imágenes tan logradas.
"...Deja que en mi rebaño se acurruque el lobo..." Toda una invitación, un desafío.
Un beso grande
María Rosa León

7 de febrero de 2008, 02:21  
Blogger 011010 dijo...

y deja que el alcohol te consuma las venas... una forma muy bonita y disfrazada de suicidarse.

saludos gustavo
011010

7 de febrero de 2008, 06:16  
Anonymous Anónimo dijo...

Un texto imbuido de la sangre
de las desgarraduras, me remite
a un interrogante - pero quién reconoce la crónica del desamparo
en los umbrales fríos -, el itinerario de la nada que nos habita, la indiferencia como única
respuesta.
Muy buen poema Gus, felicitaciones!
un gran abrazo, Eli

7 de febrero de 2008, 12:34  
Blogger ©Claudia Isabel dijo...

Cuantas veces consumimos ese veneno, hasta de nuestra propia mano...
Brillante, como siempre.
Un abrazo poeta.

7 de febrero de 2008, 15:36  
Blogger Lilit dijo...

Peor veneno que el licor es el vacío de corazón
Sabiendolo insistimos en el dolor inexorablemente.
Certera flecha la de tus letras.
Besos Gustavo.

7 de febrero de 2008, 23:36  
Blogger conny dijo...

Hola Gustavo, gracias por tu visita y por hacerme llegar a tu espacio, veo que compartimos el mismo gusto por la literatura y poemas, me gusto tu pots, saludos.

8 de febrero de 2008, 14:04  
Anonymous OLIMPIA dijo...

Impotencia, amargura, decepción, vacío abismal en el corazón.
Un aullar de lobo encerrado en los harapos y en el licor.
Muy triste tu poema Gus, un angustiado final, un lamento que me ha llegado al alma.
Como siempre, tu poesía mueve la emoción-- Un beso
OLIMPIA BORDES

8 de febrero de 2008, 17:16  
Blogger Paula dijo...

vine a dejarte las gracias por ir a visitarme.....

vuelvo y vuelve.....
abrazos gus,
abrazos costarroicenses..

9 de febrero de 2008, 04:18  
Blogger RICARDO JUAN BENITEZ dijo...

¿Un lobo en el rebaño? ¡Vaya desafío! HERMOSO, Gus... y desolador

9 de febrero de 2008, 19:21  
Anonymous Anónimo dijo...

Gus, iba a poner una frase que me había impactado y lo acababa de poner María Rosa o sea, ahí la fuerza de lo dicho en el poema.Siempre tus versos una revelación, no me canso de leerte.

Un beso.

Lily Chavez

10 de febrero de 2008, 06:51  
Anonymous Anónimo dijo...

A veces, el corazón simplemente "late/explota" y tenemos las manos atadas, las huellas de agua, la impotencia nos hace un bollo y nos tira a la basura, pero me resisto: aún nos queda el grito. El de su poema, por ejemplo. Gracias

10 de febrero de 2008, 11:35  
Blogger Gustavo Tisocco dijo...

Gracias a todos, un abrazo enorme Gus...

10 de febrero de 2008, 20:24  
Anonymous Anónimo dijo...

Gus:
En su impotencia, la debilidad humana se alza desafiante y temible.
Esas fuertes imágenes explotan en su final contundente: "que se acurruque el lobo.Dame tu veneno".
Ánimo, amigo.
Saludos, Camilo

1 de abril de 2008, 14:58  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal