miércoles, 22 de agosto de 2007

La condena


Confieso que he amado
y me apuntaron todas las manos
y sangró mi casa
y estuve en guillotinas
de lenguas pudorosas
y denunciaron mi corazón desnudo
y encarcelaron los gorriones de mis ojos
y solo me dieron un vino rancio
que no bebí.

Confieso que he amado
y es mi gloria la condena.



Gustavo Tisocco
De "Paisaje de adentro"
Del CD "Huellas"

12 Comentarios:

Anonymous Fany dijo...

Garra en el poema para aferrarse a la vida como sólo vos podes decirlo.
Te aplicas de una manera tan natural y profunda que una vez metidos en tus letras es muy difícil salirnos, placer que da leerte Gustavo, te llegue el abrazo, Fanny

22 de agosto de 2007, 18:48  
Blogger Peripecias de un Naufragio dijo...

Gustavo, ni qué decir, no hay poema que no me guste. De este texto en si, me gusta me gusta la forma en que uno se abre, cuando abre el corazón aun y con el dolor latiendo en cada verso y hace ver o hace alusión de que no importa, que a pesar de la tormenta siempre vendrá la calma. Excelente.

Un beso, Gus

Lid

23 de agosto de 2007, 15:12  
Anonymous Alicia Perrig dijo...

No bebió el vino rancio, por eso la gloria. Bellísimo poema. Para leer mil veces y mil más.

23 de agosto de 2007, 21:34  
Anonymous Anónimo dijo...

ESTO ES UN ENSAÑAMIENTO HACIA MI
SENSIBILIDAD.

Y NO DIGO MAS:

Lily

24 de agosto de 2007, 16:37  
Anonymous Anónimo dijo...

Siento desgarro pero también mucha luz. Me gusta tu decir, poniendo el cuerpo en la valiosa búsqueda de esa verdad.
Un beso.
Mirta Cevasco.

26 de agosto de 2007, 11:32  
Anonymous Anónimo dijo...

Haber bebido las amarguras del amor es preferible a no haber amado nunca.
Excelente.
MARITA RAGOZZA

26 de agosto de 2007, 15:56  
Anonymous Anónimo dijo...

Confieso que he leido mucha y muy buena poesia, Gustavo, pero esta es sencillamente excelente.
Un abrazo grande
Maria Rosa Leon

26 de agosto de 2007, 19:34  
Anonymous gachi dijo...

Gustavo: simplemente me hizo llorar...
un beso
Gachi

27 de agosto de 2007, 23:23  
Anonymous sonia quevedo dijo...

Ni guillotinas, ni lenguas, menos aun, denuncias y prisiones faltar�n cuando se ama plenamente y sin temores.
No encuentro otras palabras, pienso.

Sonia

28 de agosto de 2007, 20:39  
Anonymous OLIMPIA BORDES dijo...

El amor,persistente y tenaz como un mar embravecido golpeando los peñascos, el amor naciendo eternamente como la simiente brota de la tierra a pesar de todas las inclemencias..Confieso que no importan la chatura de los necios ni el veneno de la serpiente...Pobres seres que no conocen lo que es AMAR... Un beso GUS...Conmovedor tu poema....

30 de agosto de 2007, 17:43  
Anonymous Anónimo dijo...

Hola Gustavo: Este poema LA CONDENA
me ha impactado ...con tus versos salidos desde tu el centro de tu ser , tu espíritu mismo. Leí todos los poemas y tienen ese mismo tinte. Tienes agallas para escribir, lo haces con tinta desde tu misma sangre.
Un abrazo
Xenia

1 de septiembre de 2007, 19:37  
Blogger Gustavo Tisocco dijo...

Ya sabrán y entenderán lo que significa este poema para mí.
Les dejo las gracias por sus comentarios.
Un abrazo Gus.

6 de septiembre de 2007, 17:20  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal