miércoles, 5 de septiembre de 2007

Telaraña


La casa no deja retomar el viaje.

Ramas de nostalgia desgarran
estos brazos de ausencia.

En las paredes humedad de lágrimas
desatan recuerdos.
Entre puertas y ventanas,
los que ya no están,
susurran melodías en mi noche.

Sé de calles donde florecen cielos,
de abrazos mutilados sin mi cuerpo flaco,
de un perro guardián
que pernocta el desaliento.
Sé que hay fronteras después de mí,
otros licores, otras redes.

Pero la casa es una telaraña melancólica y audaz,
un cúmulo de cenizas,
llave que encarcela.


Gustavo Tisocco
De “Paisaje de adentro”
Foto: Patricio Coullery (Mi casa en Mocoretá)

9 Comentarios:

Anonymous Anamá Artesana de Palabras dijo...

Que telaraña Gusssssssss!!!!...
Creo que en todas las casas y en todas las almas habitan los recuerdos formando una telaraña, lo importante es, a mi entender, como se la baña...Si con lágrimas y con risas...
Avisame cuando estés en Mar del Plata, así nos conocemos y compartimos poemas y café...
Besis
Anamá

5 de septiembre de 2007, 14:58  
Blogger El Viento dijo...

Hermosos poemas, Gustavo. Me ha traído hasta aquí tu comentario en el blog de Malena. Y leo,Poeta.. Y me digo, allá voy. Y te encuentro ..Y volveré.

Un abrazo.

5 de septiembre de 2007, 15:46  
Anonymous OLIMPIA BORDES dijo...

Gus..... Mirar el pasado, regresar a lo que fuimos y escuchar aquellas voces que ya no estan.
Nostalgia que se cobija en las paredes antiguas descascaradas en el recuerdo... La vieja casa que perdura a pesar de todo...es un ambito melancólico que vuelve a contenernos como en la infancia.. Conmovedor Gus.. siempre logras conmoverme.. Un gran beso
OLIMPIA BORDES

5 de septiembre de 2007, 17:06  
Blogger Calle Quimera dijo...

Las paredes lo ven y lo escuchan todo, Gus, son testigos mudos de las vidas que transcurren entre ellas. No hablan, pero saben... Y el que vive bajo su cobijo también. Los recuerdos quedan ahí, atrapados en la tela de araña. Quizás muchas veces sea bueno orear la casa, hacer limpieza a fondo en ella..

Besos. Excelente poema..

5 de septiembre de 2007, 18:16  
Anonymous Anónimo dijo...

La casa a veces alberga tantos recuerdos de voces y sí, es cierto, aquellos que ya no están se dejan a veces escuchar o podés sentir como te acarician el cabello, te cubren la cabeza y te cuidan. Siempre hay llaves que llevan hacia otras llaves. Gus..hermoso poema.
Viviana Pelle

7 de septiembre de 2007, 01:03  
Blogger hera dijo...

Gracias por pasar por mi blog.
hermoso poema que me recuerda algún otro....cuantos relacionados con casas y amarres....
Un abrazo

7 de septiembre de 2007, 07:05  
Blogger POR SIEMPRE POESIA dijo...

Buenísima poesía.
Me impregnó de nostalgia
esa casa...

Mirta Urdiroz

10 de septiembre de 2007, 07:30  
Blogger fabiana alonso dijo...

buen poema pasate por mi blog: http://almapiedra.blogspot.com y a seguir difundiendo

13 de septiembre de 2007, 17:50  
Blogger Gustavo Tisocco dijo...

Gracias, un abrazo Gus.

20 de marzo de 2008, 13:33  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal