martes, 4 de septiembre de 2007

Triste jardín


Triste Jardín

Con cada muerte,
con cada destello de cuerpo quemado
el bosque se cubrió de penachos rojos.
Cada guerra sembró semillas de verdes brotes
y entre gemidos y desgarros
un aluvión de orquídeas nos invadió.
Cada inocente abatido fue de pétalos cubierto
y a mayor dolor
un aroma de azahares inundó el aire.

Es una tristeza ver el jardín tan florecido...


Gustavo Tisocco
De "Entre soles y sombras"
Del CD "Huellas"

9 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Que bueno Gus.
Esta contradicción
tantas veces encontrada
este jardín florecido que apena

desde graciela

4 de septiembre de 2007, 18:33  
Anonymous Anamá Artesana de Palabras dijo...

Gus... tu "Triste jardín" me contó sobre la justicia y también sobre tu amor por la Paz...
Hermoso tu blog fue un deleite estar aqui... embelezada...Volveré
Besis
Anamá Artesana de Palabras®
Fundadora de Conciencia Poética

4 de septiembre de 2007, 19:32  
Anonymous Anónimo dijo...

Este poema es tan profundo, enjundioso y bello como tu alma. Te admiro y agradezco todo lo que hacés por la poesía y los poetas.

6 de septiembre de 2007, 13:41  
Anonymous Alicia Perrig dijo...

Intento desgarrador de encontrar algo positivo en la más terrible de las estupideces humanas. Los jardines deberían ser solo bellos, nunca tristes, a pesar de que solo la naturaleza pude ofrendar y ofrendar, siempre, sin pedir nada a cambio. ¿Hasta cuándo? Seguiré pensando en esta poema.

6 de septiembre de 2007, 14:45  
Anonymous Anónimo dijo...

Justamente, Alicia, el poema "toca" por la convicción que los jardines son sólo bellos. Un poco de surrealismo.Gus ya sabe que a mí me fascina este poema.
MARITA RAGOZZA

9 de septiembre de 2007, 20:55  
Anonymous Anónimo dijo...

Gus, extraordinario poema.
Esa aroma de azahares ha de ser un manto nebuloso de convicción y certeza que inunde el mundo.
Albricias, amigo.
Camilo

9 de febrero de 2008, 15:30  
Blogger Gustavo Tisocco dijo...

Gracias, un abrazo Gus.

20 de marzo de 2008, 13:35  
Blogger Gustavo Tisocco dijo...

Gustavo:

A veces ocurre que "es una tristeza ver el jardín tan florecido".

Pero otra no: el poema se hace en un momento que no quiere desvanecerse. Y en el que escribiste ese verso, Dios estaba cerca.

Un abrazo.

Fernando

31 de octubre de 2008, 16:33  
Anonymous Anónimo dijo...

Gustavo:

A veces ocurre que "es una tristeza ver el jardín tan florecido".

Pero otra no: el poema se hace en un momento que no quiere desvanecerse. Y en el que escribiste ese verso, Dios estaba cerca.

Un abrazo.

Fernando

1 de noviembre de 2008, 18:10  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal