domingo, 2 de octubre de 2011

Dos poemas de Gustavo Tisocco traducido al inglés por Irene Marks


SOLITARIA ESPERA
..................A mi abuela Rosa

Ya no estás en el barro
en la lluvia
ni en las tardes de sol.

Dejaste tu viejo sillón

entre las glicinas del jardín.

Ya no tengo por las noches

la dicha de oír antiguas leyendas
ni podré a tu lado visitar naufragios.

Ya no estás entre los lienzos

de rostros cenicientos / inmóviles,
dejaste tu tejido inconcluso
y tu melancolía aún se percibe sobre los
manteles.

Como en cada encuentro

prepararé el té.
Tal vez reposes tus cansadas manos
sobre mi solitaria espera.


Lonely wait
To Rosa, my grandmother

No longer are you in the mud

or the rain
or sunny afternoons.

You left your old chair

among the wisteria

At night no longer can I

listen happily to ancient legends
nor visit shipwrecks by your side

No longer are you among the paintings

of still / ashen faces,
your knitting lies unfinished
and the table-cloths
still reflect your sadness.

Just like at every meeting

I will make tea.
Perhaps you’ll rest your tired hands
on my lonely wait.







La casa permanece en la aldea.
Su blanco se cubrió de grises atemporales.
Sobre la maleza se vislumbran aún
rastros de fuego.

Tras los cristales quedan encerradas

eternas nostalgias.
¿Te acuerdas hermano de la siesta entre murales
y rostros observándonos?
Los mártires siguen desplazándose
por alfombras persas y velas consumidas.

Me contaron que en las madrugadas

la blanca Ana nos busca entre sábanas y éxtasis,
que es lamento ahora
lo que fue entonces gemido.
Si te acercas a los muros percibirás todavía
antiguas risas, música de piano y vino derramado.

Si hay viento, el sillón del jardín aún se zarandea.

El mismo cielo, inmutable, alumbra
con aquella luna.
Entre escaleras y portones
nuestros secretos persisten.
Podríamos treparnos hoy al álamo que una vez
enterramos.

Desprevenidos nos atrapó la tormenta,

tú perdiste el paraíso, yo quedé solo,
igual que un búho.

La casa sigue ahí,

los fantasmas somos nosotros.


The house still lies in the village.
Timeless grey covered its whiteness.
On the overgrowth you can still glimpse
the remains of a fire.

Behind glass eternal nostalgias

lie imprisoned.
Remember, brother, that nap
when murals and faces watched us?
The martyrs are still moving
through Persian carpets and burned out candles

I was told that at dawn

white Ana still searches for us
between sheets and ecstasy
and what was once a moan is now a lament.
If you go near the walls you’ll still notice
old laughter, piano music and spilled wine.

If windy, the garden chair still rocks

The same sky, unchanging,
is lit up by that moon.
Between stairways and gates
our secrets linger still.
Today we could climb the poplar
we once buried.

We were caught unawares in the storm,

you lost paradise, I was left alone,
like an owl.

The house still lies there,

now we are the ghosts.


Gustavo Tisocco
Del libro "Entre soles y sombras"
Traducción al inglés por Irene Marks

13 Comentarios:

Blogger diego Trad dijo...

Dos poemas estupendos, Gustavo. Dignos de ser publicados en todos los idiomas porque sos un gran poeta.
Un abrazo

2 de octubre de 2011, 21:04  
Blogger fgiucich dijo...

La buena poesía se traduce mejor. Abrazos.

5 de octubre de 2011, 09:38  
Blogger emily1 dijo...

Maravilloso el poema de la casa, plas plas y re contra plas!, me emocionaste hasta el cansancio!
saludos
(María Téllez)

14 de octubre de 2011, 13:45  
Anonymous Anónimo dijo...

Gus querido,
leo y releo tus poemas y siempre descubro una puerta entreabierta que deja paso a esos duendes de la infancia, a la nostalgia de seres queridos que nunca se van del todo. Me identifico con el que dedicas a tu abuela Rosa, porque también mi abuela se llamaba Rosa y la adoraba. Gracias por compartir tanta ternura, con ese talento con que escribes tus poemas. Felicitaciones tambièn a la querida Irene por su brillante traducción.
un abrazote y mi cariño de siempre a los dos! Eli

14 de octubre de 2011, 15:02  
Anonymous Anónimo dijo...

Estimado Gus,
he llegado a tu blog aconsejada por Albert Lázaro Tinaut.
Me gusta la sutileza de tu poesía, en el poema dedicado a tu abuela, he tenido un "flash" con la glicinia,yo también asocio a mi abuela a este olor.
Tenemos otro punto en común. Mi poesía es bilingüe: español francés.
Atentamente,
Anne Fatosme

P.S. por si te interesa te dejo mi enlace https://annefatosme.wordpress.com/wp-login.php

15 de octubre de 2011, 06:53  
Blogger María Emma dijo...

¡¡¡Maravilloso gustavo Tisocco!!!

22 de octubre de 2011, 18:48  
Anonymous Anónimo dijo...

David Antonio Sorbille dijo...
Magníficos poemas estupendamente traducidos por Irene. Un gran abrazo.

25 de octubre de 2011, 15:18  
Anonymous Anónimo dijo...

tal vez sí, a veces, los fantasmas seamos nosotros, o no, pero seguro que otros nos cuidan, nos permiten ser, escribir con tanta nostalgia y belleza atrapadas en paredes, en casas que todavía viven, como la de poema. muy bellos, muy bellos. susana zazzetti.

25 de octubre de 2011, 22:12  
Anonymous angel rizzano dijo...

Un Saludo para Irene y su Trabajo

sobre dos de los Poemas mas senti

dos de Gustavo,sobre el idioma apo

yo este abrir la Poesia a ese mis

terio del lenguaje en cada Tierra

aunque para mi historia es un idio

ma lejano y sin raices.ABRAZO y

GRAN SALUDO para IRENE Y GUSTAVO

26 de octubre de 2011, 06:26  
Anonymous jennie dijo...

la infancia marca la vida para siempre, hay olores y lugares que nos siguen a todas partes y tu los viertes en tus maravillosos poemas...
gracias por traernos una parte de tu tesoro!! beso

31 de octubre de 2011, 17:56  
Blogger poemsia dijo...

Que hermosura de poemas, a tu abuela es realmente enternecedor y estupenamente escrito, gracias por regalarmelos

7 de diciembre de 2011, 17:29  
Blogger Alejandro Maciel dijo...

Sr Tisocco: me detuve especialmente en dos poesías: Solitaria espera y "La casa permanece enla aldea" (no tiene título perola tradición impone los primeros versos en tal caso..) y debo decirle que hay ciertas reminiscencias de Gordiola Niella en pequeños giros; también CGN elogiaba la nostalgia no como un regreso al pasado sino como un avance del pasado en el instante y de este modo avalaba la fragilidad de ambos. En esa evocación a su abuela ella aparece fugazmente, comoen destellos,en esos elementos vacíos (barro, lluvia, sillón, glicinas) de significación. Sabe usted rodear de belleza cada suspiro que precede a una sentencia, como la del final "reposes tus cansadas manos sobre mi espera" el significante "solitaria" lo aislé ex profeso porque ésa palabra en ése sitio huelga todo cuanto la rodea, hace girar la frase sobre sí misma para comprender en una nueva dimensión todo el clima elegíaco de los primeros versos. Uno conoce esas viejas casonas con glicinas, retratos corroídos por el tiempo, el tejido que la muerte dejó incompleto.
"La casa permanece" es más complejo. Las referencias y coordenadas son ambiguas porque la poesía atiende alo general, no las contingencias que sólo sirven de pretextos. Hay una única palabra que me parece ociosa: "atemporales" si no estuviera la poesía ganaría perfección. Estando, perturba. Pero sigamos. Hay un estado anterior de belleza y goce como la infancia en la que se refleja esta casa hoy derruída. Traer un testigo es un recurso genial: hay un narratario a quien se lo convoca como cómplice, porque yo, lector, no puedo recordar aquello que no viví pero el hermano sí, y a través de esa interpelación se va desnudando la vieja vida, la del recuerdo, con el sillón del patio, la luna, la blanca Ana. Es excitante dar un paso al vacío invocando una tormenta en la que ese hermano y testigo se hundió perdiendo el paraíso de la infancia dejando solo al escritor. Y es una clausura magnífica la comprobación dura, sólida de la realidad: la casa, aunque ruinosa sigue en pie mientras los testigos se han convertido en fantasmas. Genial, realmente mis sinceras felicitaciones, veo que Corrientes sigue produciendo muy buena poesía.
ALEBOVINO, mayo 2012.

26 de mayo de 2012, 10:59  
Blogger Alejandro Maciel dijo...

Sr Tisocco:me detuve especialmente en dos trabajos suyos que me parecen excelentes: SOLITARIA ESPERA Y LA CASA PERMANECE EN LA ALDEA (no tiene título pero la tradición pide que se ponga el primer verso...)
HIce todo un análisis y quise enviarlo, Blogger me pidió identificarme y ¡puf! desapareció todo lo escrito al identificarme. Es lo que tiene de maligno Blogger, hacer comentarios cuesta más que tramitar algo en la AFIP...
De modo que seccionaré mis comentarios ahora.

SOLITARIA ESPERA

El tono elegíaco que nos recibe remite a una ausencia. Hay reminiscencias,ecos, pequeños giros que recuerdan a la poesía de Carlos Gordiola Niella otro gran poeta correntino injustamente relegado. Socavados esos elementos por la ausencia (barro, lluvia, sillón) están convertidos en testigos de lo que no es. El significante parece vacilar entre el vacío del Es y de la Nada del No es. La viejas preguntas que nos hacemos cuando estamos en un sitio donde antes se llenó de las presencias vitales y en el reencuentro descubrimos que tampoco somos ya aquello que recordamos con ternura. No es que la evocación lleve al pasado perdido: es que ese pasado invadió el instante para dejarnos sospechar que ambos, presente y pasado son parte de un tiempo interior tan frágil como loque amamos.
El cierre, magníficamente condensado en las manos como metonimia de todo lo afectivo y profundo, consagra el sentimiento más propio de la soledad, que es la espera.
Me alegra ver quela poesía sigue produciendo frutos en el árbol del bien y del mal del paraíso correntino.

ALEBOVINO

26 de mayo de 2012, 11:22  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal