domingo, 26 de agosto de 2007

Epitafio


No soy yo quien yace aquí
bajo un manto de pasto y amapolas.
Soy viento,
luz, incienso,
agua clara,
perla, zafiro,
leyenda.

No estoy aquí entre rezos
y lápidas.
Estoy en la fuente,
en los libros,
en las glicinas del jardín,
en las plazas,
en las risas, en la bruma.

Aquí se encuentra un simple cadáver:
huesos enterrados,
foto sin color,
inscripción de oro y plata
y un florero vacío.

No estoy aquí,
me fui a surcar el cielo.

Gustavo Tisocco
De “Entre soles y sombras”
Del CD “Huellas”

Foto: Patricio Coullery "Cementerio de Mocoretá"

8 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

¿ Muere la materia? No sé. Pero seguro que lo humano nuestro se transfigura. Hermoso ,esperanzador y místico poema, Gus.
MARITA RAGOZZA

26 de agosto de 2007, 15:50  
Anonymous Anónimo dijo...

Obviamente lo que queda en una tumba son solo restos. Lo trascendente, lo que no muere es lo que surca el cielo, como bien lo decis. Un cariño muy grande
Maria Rosa Leon

26 de agosto de 2007, 19:21  
Anonymous sonia quevedo dijo...

Precioso y fresco poema Gus.
Que grata sensación esa de flotar en el ambiente que entregan tus palabras.

Sonia

28 de agosto de 2007, 20:18  
Anonymous Anónimo dijo...

Querido gus.
tuspoemas tristes y bellos me han conmovido enormemente.
L esperanza que nos da la Poes�a nos ayudar� a seguir.
Un abrazo:
Rosa mar�a

29 de agosto de 2007, 16:41  
Blogger Francisco jose dijo...

Hay fascinación detrás del silencio. Veo que te mueves en él como conocedor absoluto de la ausencia, de ese espacio que pronto frecuentaremos muy a pesar nuestro.
Este texto me llega muy adentro, realmente hermoso, gracias.
Un abrazo, francisco

31 de agosto de 2007, 14:17  
Anonymous Stella Maris dijo...

Gus, cuántas reflexiones sobre la muerte,esa señora que forma parte de su madre la vida. Contada asi con sus expresiones sencillas y profundas, la muerte no parece tan mala.

31 de agosto de 2007, 16:41  
Blogger Gustavo Tisocco dijo...

Gracias por sus comentarios tan importantes para mí.
Un abrazo Gus.

6 de septiembre de 2007, 17:22  
Blogger Estrella del mar dijo...

este es mi epitafio

No duermo aquí



¿Por qué te detienes en mi tumba?

¿Por qué sollozas, aquí?

! No estoy, aquí !

Búscame en el aire

que cortan los pájaros.

Me verás

en el primer reflejo del amanecer

reflejado en el jardín que tanto amé,

en alguna libélula

aleteando en tu ventana,

en la brisa sorpresiva que te hace parpadear

en el aire que te envuelve y que respiras

en la estrella primera que en lo alto, brilla.

No te detengas , aquí,

mi tumba está vacía

no descanso aquí.



S.M.T

18 de agosto de 2010, 17:19  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal