domingo, 16 de septiembre de 2007

Caen las hojas...


Caen las hojas en las veredas,
por elevar vuelo se escapan de sus gajos.
Las ramas inquietas perciben el adiós.

El otoño se vistió de borceguíes y un manchado traje verde,
calzó sus lentes oscuros, tomó el fusil
y arrasó cipreses, ombúes y fresnos.

Aúllan por la acera las tristes ninfas
diezmadas en color amarillo,
resquebrajados suplicios
emergen mientras sucumben.

Ahora es invierno en las calles.
Un viento frío supervisa los bares, las iglesias, las plazas,
no sea que aparezcan nuevos brotes.

Desaparecieron las hojas,
nunca más primaveras ni risas juveniles,
solo flores de plástico en el jarrón del lujoso escritorio.


Gustavo Tisocco
De “Entre soles y sombra”

15 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

bello poema

caen la hojas oxidadas
tapiazan el suelo
lagrimas doradas

hay un sol esquivo
como tu cariño
STELLA MARIS TABORO

16 de septiembre de 2007, 21:16  
Blogger Maria Cristina dijo...

hermosos versos te dejo algo en mi blog con mucho cariño para ti

16 de septiembre de 2007, 21:17  
Blogger Malena dijo...

Melancólico y bello canto al otoño. Besos.

17 de septiembre de 2007, 10:41  
Blogger Ana R dijo...

Un invierno que va más allá de lo que a vista abarca...

Un placer leerte.

Abrazos

17 de septiembre de 2007, 11:39  
Anonymous Anónimo dijo...

Gus:

Muy bonito eso de supervisar el fío y las flores de plástico, testigos de la desolación.
Nonito y lindo.
Saludo, Camilo

17 de septiembre de 2007, 12:59  
Anonymous Alicia Perrig dijo...

Por suerte, "los nuevos brotes" siempre aparecerán, más allá del miedo, de la persecución, de la muerte, la vida renace, no hay quién pueda contra su fuerza. Gracias, otra vez, por su compromiso.

17 de septiembre de 2007, 14:29  
Anonymous Anónimo dijo...

Tremendo este poema, Gustavo, está lleno de fuerza y bellas imagenes.
Un placer leerte.
Abrazos
lola

-------------------

17 de septiembre de 2007, 16:53  
Blogger Gladys Acevedo dijo...

Gus, tus versos me traen el crepitar de las hojas en otoño y la magia del dorado prendido del paisaje.
Bellísimo.
Gladys-

17 de septiembre de 2007, 21:55  
Anonymous Alfonso dijo...

Gran poema contra el olvido, contra los que lastimaron, asesinaron e hicieron que exista la palabra "Desaparecido".

Me asombra Gus que hay otras interpretaciones, por lo que leo arriba, en verdad veo que no se percatan del significado-
Bueno la poesía es eso.
Saludos Alfonso.


Ojalá que los NUNCA MÄS sean para siempre, ojalá...

18 de septiembre de 2007, 00:56  
Anonymous Mirna. dijo...

Un poema que puede leerse no en dos planos...sino en todos los que se deseen. Porque la poesía y las distintas manifestaciones del arte tiene ese libre albedrìo de percepción e interpretación. Creo que es lo realmente valioso. Las alas que permitan que cada uno vuele las palabras o imágenes acorde a su modo de ser, pensar y sentir la vida.
Nunca estuve muy a favor de los criticos del arte... creo que dan "un todo" analizado y procesado que a veces ni siquiera tiene o tuvo que ver con lo que el autor quiso trasmitir con su propia obra. En el lenguaje subjetivo, no existe nada mejor que cada uno tenga la llave que desee para proyectarse en él. Enigmático poema!
Besos.
Mirna Celis.

18 de septiembre de 2007, 15:58  
Anonymous Anónimo dijo...

un otoño vestido de fiera que toma el arma y lanza fusilazos^ en ruinas las calles que ahora son invierno^^^ ni la esperanza^ ni la primavera^
cariños^^^
me

18 de septiembre de 2007, 17:18  
Anonymous Anónimo dijo...

Gustavo: ese otoño terrible se torna doloroso en tu simbología, esas hojas nunca las olvidaremos, nunca, nunca más.
Felicitaciones.
Un abrazo.
aldo.-

18 de septiembre de 2007, 19:16  
Anonymous Anónimo dijo...

UN lujo tu bloc Te felicito
un beso myrtha

26 de septiembre de 2007, 10:41  
Blogger azcona dijo...

Poema excelente de Gustavo Tisocco
que reúne varias condiciones para mí, imprescindibles en poesía:
Muchas aliteraciones ( caen con vuelo- vuelo con lentes)

Una extraña y novedosa imagen sinestésica y a la vez cinética, casi cinematográfica:(me inspiraría dirigir una película basada en este verso)
otoño los borceguíes y el traje verde: imagen magistral por ser cinestésica, completa en el sonido de las botas que nos da pánico y lo asociamos con desaparición)y termina en un frío traje verde (y traje al desparecido para interrogarlo)
Las palabras tienen un peso inusitado en este poema.
¡Bravo!

resquebrajados suplicios (onomatopeya logradísima de la tortura ) y SUCUMBEN (suena a tumba)

Te pongo un 100 sobre 10

MARIA CRISTINA AZCONA

24 de noviembre de 2007, 18:43  
Blogger Gustavo Tisocco dijo...

Gracias a todos...
Un abrazo Gus.

20 de marzo de 2008, 13:17  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal