miércoles, 19 de septiembre de 2007

La bronca...


La bronca vaga por las calles,
inquieta paredes y templos,
impregna las plazas, los horóscopos,
asiste a todos los funerales,
masculla entre bombos y violines.

La bronca brota de los hijos,
está en los ojos del que espera,
abarrota asilos de ancianos que mueren,
increpa cárceles, zoológicos y exilios,
visita enfermos, villas miserias y andenes de tren.

La bronca se trepa por las cutículas,
invade el ayer, el hoy,
efímera busca la codicia, la soberbia,
despierta entre mercados y álamos mutilados,
está entre libros, en los zapatos y en la lluvia.

La bronca permanece allí,
se acumula,
pronto será revolución.

Gustavo Tisocco
De “Entre soles y sombras”

10 Comentarios:

Anonymous Mirna dijo...

Qué bronca da la bronca!! Una denuncia a la emoción que nos destruye como seres humanos y edifica laberintos sin salida. Un profundo sentido en estas palabras.
Un gran abrazo.
Mirna Celis.

19 de septiembre de 2007, 12:46  
Anonymous itoitz dijo...

Es inconcebible una revolución que no desemboque en la alegría.....
incluso tras las broncas.
Abrazos.

19 de septiembre de 2007, 18:41  
Anonymous Alicia Perrig dijo...

A veces tengo miedo que de tanta bronca nos conformemos con la impotencia. Gracias por su compromiso Gus.

19 de septiembre de 2007, 21:29  
Blogger MAGDALENA dijo...

Que así sea Gus!
Un abrazo.
M

20 de septiembre de 2007, 11:29  
Blogger MARAIA BLACKE dijo...

Saber que alla afuera o aqui dentro hay gente que siente los mismos desgarramientos, las mismas frustaciones y pese a todo las mismas esperanzas, es sentirse menos acompa�ado en el exilio diario.
Hace muy poco, arme un "blog-espacio" de poesia. si te interesa y queres darte una vuelta es El grito ahogado -poemas en soledad.

Saludos.
Marai_aBlacke

20 de septiembre de 2007, 11:54  
Blogger Peripecias de un Naufragio dijo...

Pero cuando estalle... que se cuiden todos.

El texto lo tome muy personal, sabes, es como si cada ser, cada individuo fuese una pequeña bronca que deambula por aquí y por allá y que un día de estos, cuando menos lo espere... ¡bum!

Saludos, Gus.

Lidia

21 de septiembre de 2007, 13:43  
Blogger Sol dijo...

Esto está genial!
Me encantó el final sobre todo: 'pronto será revolución'

Porque si la bronca se queda en bronca, no sirve de nada. Algo así dice Benedetti, no? La rabia tan sumisa no me sirve...

Me gustó mucho.
Saludos y felíz finde.

21 de septiembre de 2007, 21:11  
Anonymous OLIMPIA BORDES dijo...

Gustavo,
Cuánta verdad en tu poema, la bronca nos envuelve con una telaraña cotidiana, invasiva, omnipotente, sofocante y apretamos los puños llenos de impotencia, de una dolorosa impotencia. Qué bien lo dices Gus, realmente te admiro
Magnífico tu poema..
OLIMPIA BORDES

25 de septiembre de 2007, 18:06  
Blogger viviana dijo...

Somos marionetas de bronca por el hilo que aprieta nuestras manos, nuestros pies, todo nuestro cuerpo. Se forma un nudo en la garganta que un día tendrá que transformarse en grito, en millones de gritos que unidos vencerán la derrota, ésa que quiere que cerremos nuestras bocas. Un gran paso es escribirlo en un poema. Gracias Gus.
Viviana F. Pelle

12 de octubre de 2007, 01:57  
Blogger Gustavo Tisocco dijo...

Gracias a todos...
Un abrazo Gus.

20 de marzo de 2008, 13:16  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal